... Conociendo la Capital'e ...

Hace rato que le tenía “hambre” a la capital’e… y digo hambre ya que siempre me he quedado con las ganas de visitarla… y onda… verla a mi manera. El bus en el cual me fui, un fiasco. El mismo día que recibí mi “primer sueldo de secretaria”, vale decir el viernes de la semana pasada, me fui rumbo al Terminal a comprar mis pasajes para ése mismo día en la noche. Así de decidida, así de fácil. Y encontré pasajes en nada mas ni nada menos que en “Charcha Tour”(Vía Tur, pa los que cachan.. aajajaja), la cosa es que el auxiliar era charcha, un tipo bastante particular que te decía cada cinco segundos “Lleina”… y me preguntaba una y otra ves “está bien lleinita”… “tiene musha calor?”… “tiene carita de sueño uté” y yo con cara de… ¬¬

Tenía las uñas largas y negras… guacala!... del chofer ni hablar… resfria’o a más no poder, la gente que iba a mi alrededor ufff!... es que el olor… a “persona”… era literalmente IMPRESIONANTE!, y no iba mucha gente viejita… iban muchos “adultos jóvenes”… onda… con sus cabros chicos y todo, pero no entendí porqué no se lavan!!!. Cuando subí al bus casi me comieron con la mirada… yo recién duchaita… aperfumaita… con mi mejor cara… limpiecita pss… y ellos todo hediondos… guekeleee. En fin, de ahí la cosa se puso peor… el “auxiliar” coloca una película en un dvd, y por mientras tiene a la gente entretenida, comienza a cortar los ticket’s y comienza a notar los datos de los pasajeros. El dvd se pegaba… y el lema del bus era todo el rato “hágalo usted mismo”, o sea, si no podís ver la película… párate y arréglala… si tenís calor… grítale al chofer: “oiee baja la calefaaa porfa que tamos caga’os de calor”, si está hediondo… sácai tu desodorante y te pones a rociar pá que el olor mejore. Asqueroso el viaje… a penas dormí, pá mas remate iba un tipo a mi lado… guapo a todo esto, pero iba pasa’o a trago… uuhh no saben como deseaba que se baje luego en Curicó… porque le oí que era de allá.

Dormí super mal… en un momento cuando desperté… ya estaba sola, el tipo de mi lado se había bajado… al fin tenía chipe libre con los dos asientos!.. ajaja. Al rato después… el auxiliar, empieza a repartir el “Desayuno” con su enorme sonrisa… y me pasa un alfajor… que a todo esto lo primero que veo son sus manos… las uñas!!!... Puaj!! Luego me trae café… en un vasito plástico… miro el vaso.. y tenia restos de café en los bordes… a mi parecer, lavaron mal… pero horriblemente mal los vasos del viaje anterior!!!! No utilizaron vasos nuevos… quedé pasmada… y no comí nada.

Asqueada, queriendo una ducha… y un rico pan tostado con mantequilla llegué a Santiago… y empiezan allí ... mis des-venturas.


2 Anotan por mí:

juanpablo dijo...

wua.-
ese viaje se te hará inolvidable.
lleinita.

markin dijo...

Tamaño viajecito, y yo sin saber los detalles.

Sucede de común, que el más cercano, es siempre el último enterarse.

De hecho, debo cuidar mucho más mis uñas. Sé que siempre están viéndolas. Cortitas y con mugre :(

chau.