... ¿Quien eres Mamá? ...

Mi nombre es Sonia, y tengo una hija bastante curiosa que me formuló la siguiente pregunta:


¿Quién eres mamá?


Tengo 57 años… soy Secretaria parroquial y Peluquera de profesión.

Sé que alguna vez tuve un Papá, era Carabinero.

Pero, él nunca quiso reconocerme, en aquellos tiempos las fuerzas armadas mantenían ((Tal vez siguen manteniendo)) cierto recato con la vida privada de sus funcionarios, y si veían que éste “Señor” tenía una hija fuera de su matrimonio legal, tal vez podría haber perdido su trabajo y la familia que en aquel tiempo llevaba.


Mi mamá decidió criarme sola. Siempre estuvo conmigo.

Al tiempo ella conoció a otra persona, tengo un hermano René.

Los tres vivíamos con mi madre y mi abuela, quien era muy estricta e incluso muchísimas veces tuve que aprender a golpes, lo que era ser una buena cocinera, buena hija, buena hermana.

Sobreviví a un terremoto, el del ’60.

Si bien es cierto, no tuve miedo de morir, sí pensé en aquella posibilidad.

Mi familia era muy pobre.

Pasé hambre e incluso un tiempo comí cosas de la basura.

Mi educación no pude terminarla por asuntos económicos.

Quedé en segundo de humanidades.


Como tenía buena pinta, trabajaba en un café, lo más parecido a lo que hoy es un café con piernas, sólo que… el trabajo era con ropa. ((jajajaja))

Hacía turnos en las noches y durante el día trabaja de cajera en un supermercado.

En el café ganaba obviamente más dinero, en una noche… ganaba el doble de lo que me pagaban en el supermercado semanalmente.

En aquel café junté dinero, que me permitió educar a mi hermano menor y como en aquellos años, la única posibilidad de ser “alguien” en la vida, era obtener una profesión... tomé rumbo a Santiago a perfeccionarme en Peluquería.

A mi regreso, instalé mi propio Salón en el interior de mi casa.

A los 23 años fui mamá soltera de un varoncito.

Después de 10 años encontré el amor, en los brazos de un militar.

A los 34 años me casé con apuro. Venía en camino una mujercita.

Al año siguiente ya estaba esperando a la segunda bebita.

Fui feliz durante 20 años… hasta que mi matrimonio fracasó.

Sin duda fue lo peor que me ha pasado… después del suicidio de mi madre.

De ahí en adelante sentí que el mundo se me iba de las manos, no tenía ganas de vivir.

Si no hubiese sido por mis hijos, lo más probable es que no estaría respondiendo la pregunta de mi ovejita negra…


Saruka, tal vez hasta ahora sólo te he contado gran parte de mi vida, pero todo se resume en una lucha constante por salir adelante y tratar de no desfallecer.

La vida tiene tantas vueltas y a mi edad, veo que tú y tus hermanos son todo lo que tengo, aunque ni siquiera a ustedes, los tengo asegurados.


Puedo decir que estoy orgullosa de lo que soy, gracias a ésos enormes tropiezos y todas ésas marcas de vida que llevo… he crecido… aunque muchas veces con mi negativismo, causo frustración en mis pequeños.

Sí, para mí aun… ustedes son mis niños.


No sé porqué tu pregunta hija, pero aquí creo responderte en parte lo que me pediste no?


Sólo quiero decir que te amo mucho y que no olvides que siempre estoy contigo.



Simplemente tu mamá.

4 Anotan por mí:

Sailor© dijo...

Grande mamá, eres maravillosa, sabia, hermosa.

Sólo te pido madre que siempre puedas hacer una diferencia en mi vida y mostrarme la belleza, con tropiezos o no, pero siempre honesta y sincera. Pero sobre todo con tacto y mucho amor.

Gracias Mamá!!!

¤Jû€nðy dijo...

wouu q grande tu madre en serio!
es una mujer sorprendete.. salir adelante contra todo..
y ustedes son lo mejor q tiene, y se q aunq tengan muuuuucho q hacer.. no la dejaran, aunq claro los hijos no son seguros.. eso tb dice mi madre
xro aunq no seguros x estar en fisico, en mente siempre uno estara ahi ;)

Ani dijo...

He quedado muy sorprendida.. no pensaba conocer a "la tia" en estas circunstancias con su historia, sus tropiezos y aprendisaje de vida.

Fuerte en todo caso la vida de tu madre.. y pensar que hay veces que no logramos comprender que diablos pasa por su cabecita y menos aún entendemos su actuar. Más aún cuando ellas juran que las están haciendo de oro.. y a veces no es na' así.. pero son nuestras madres... y hay que aceptarlas así :)

Checho J. Fry dijo...

Una gran historia de vida , creo que tenemos suerte de tener unas madres super ezforsadas, creo que es algo que no debemos olvidar a pesar de las diferencias que ha veces se sucitan , mas alla de eso se agradese que comparta esa historia con tus fieles lectores
Atte.
Checho J. Fry