"El Terrible Jefe"

Cuando conocí al “Guatón Parrila” ( Su apodo, para no revelar completamente su identidad), me dijeron que era un tipo seco, gordo, de voz fuerte y que era sumamente grosero. Pero el tipo es el “Gerente” de la empresa, en la zona sur. Llegó a la obra en un tremendo todo terreno, se bajó de su auto, caminó hacia mi oficina y entró diciendo:
- Así que… ¿Tú eres nuestra contratación estrella?
- (Sonreí)
- Mira, lo que me interesa, es que ordenes la caga’ita que dejó ésta otra vieja cochina. ¿Sabías que entraba a los perros a ésta oficina?. Ésta huevá estaba pa’ la corneta de hedionda… imagínate la impresión como profesional, para la gente del SERVIU.
- No tenía idea.
- Ya te enterarás de muchas cosas, pero tú acá vienes a trabajar y no a armar cahuín… así que te encargo la obra, mira que este otro huevón (Mi Jefe, “El flaco Metalero”) no sé en qué mundo anda, me tiene metido en puros cachos.
- (Asentí con la cabeza, sin saber que decir)
- Bueno, me retiro.
(Se acerca a despedirse y me da dos palmadas en el hombro) Pondré mis fichas en ti cabrita, así que ojo.
- No se preocupe Don “XXXX”.




La segunda vez que lo ví, fue al mes siguiente de haber empezado a trabajar. Recuerdo que eran las 17:55 (Horario de salida a las 18:00) y llega a la obra el “Guatón Parrilento”. Nadie se movía de sus puestos, ni los administrativos que a veces arrancan hasta media hora antes de la pega. Vi que se reunió con mi Jefe y otro colega y se fueron a terreno. Yo miraba mi reloj, para ver a qué hora me podía arrancar… y nada. Ya eran las 18:20 y me dije a mi misma, “es hora de irse”. Salgo de la oficina y justo vienen los 3 personaje antes nombrados. Me llama “El flaco Metalero” diciendo:
- ¿Don “XXXX” recuerda a Sara?.
- (Mientras revisaba su teléfono “Tashhhh” de última moda, - no levantaba la cabeza). Ahhhhh, sí. (En tono indiferente)
Mientras ellos hablan de algunas cosas, yo parada frente a ellos esperando “irme”, escucho:
- Pasa a la oficina, tengo que hablar contigo.
¿Guatón Parrila quería hablar conmigo? Conchalevale. ¿Me habré mandado alguna cagá?. Fue lo primero que pensé.
- ¿Cómo te haz sentido?
- Bien.
- ¿Algún problema con la Obra?
- No, ninguno.
- ¿Cómo te han tratado éstos huevones?
- (Ganas de reír no me faltaron jaja) Bien, todo bien.
- Qué bueno, puedes retirarte entonces.
Éste particular Gerente, cuando llega de visita, todos tiritan. Al principio me costaba tratarlo. Me dijeron que era machista, por lo mismo, a las mujeres no las pesca mucho. Con el tiempo, el mismo notó, que hacía bien mi pega, que era ordenada y me lo hizo saber, a su forma, obvio:
- Hola linda, ¿Cómo estamos? (Con su tono de voz fuerte)
- Bien Don “XXXX”. Dándole a la pega.
- Pucha, que eres optimista, siempre que te pregunto algo, me dices bien, todo bien.
- Jajajaja. Dejemos para unos minutos más los cachitos.
- ¿Cambiaste el orden de los muebles de tu oficina?
- Ahhh sí, tengo vista a la obra y puedo ver si viene en camino el Inspector.
- ¿Qué tal ése huevón?
- Es complicado, hace su pega no más, pero ya se ha amoldado a mi ritmo y ha visto que lo que me pide, se lo tengo en el momento de sus visitas.
- Me parece, porque puta que son jodidos. ¿Y tú jefe?, voy a llamar a éste pelmazo, para saber donde chucha está.
Llamando “Al flaco Metalero”…
- ¡Puta huevón, ves que vengo a la obra no estás!... ¿Dónde chucha andas?, Tenís voz de sueño… ¿No me digai que estabas durmiendo?, ¿Andai calzoneado con tu mina? No huevees po’h, te pago para que estés acá, no hueviando fuera.
Me mira y dice:
- Este huevón no sé en qué planeta anda. Vamos a terreno mientras llega y conversamos de los puntos pendientes.
- Ya.
Mientras recorremos la Obra, aparece “El Flaco Metalero” y “Guatón Parrila” empieza con la prietas.
- Oye huevón, ¿Qué estás esperando para hacer esta huevá? Te dije la otra vez po’h. ¿Y qué pasa con las casas? Estoy viendo la misma huevá hace rato, no avanzan nada.
¿Haz entrado a la oficina de la Sara? Ordenada, limpia, perfumada… no como tu conteiner que está fétido. Sarita, tápese los oídos… disculpe que sea tan grosero, pero es que éste huevón me colma. Estoy aburrido de decir y enseñarle, le entra por una oreja y le sale por la otra. (Yo no sabía que decir). Hija, usté es más viva que éste huevón, ayúdeme a sacar ésta obra, llámame y dime lo que está pasando, envíame correos, pero porfavor ayúdame.


De ésa vez, que “Guatón Parrillento” me considera. Me di cuenta que no recibiré chuchadas de su parte por mi trabajo, ya que lo hago bien. Que cuando uno le pone garra (Sobre todo entre mandriles) las cosas se pueden hacer, es un trabajo en equipo. Si un eslabón falla de la cadena, estamos todos literalmente cagados. Si una orden no es bien explicada entre profesionales, al maestro le llega tergiversada. Ante cualquier cosa, petición de documentos formales, informes de materiales etc… debo respaldarme con un email. Que a pesar del trato (Hay maestros groseros y gente que no tiene la empatía para decir las cosas), no estoy compitiendo con los hombres, sólo estoy haciendo mi trabajo y ganando un pequeño espacio, que parecía tener olvidado, al menos por mí.

Consecuencia de todo los antes mencionado, ya estoy lista con nueva obra, en otra ciudad. Trabajo seguro, por 9 meses más.




¿Y usted? ¿Tiene su... “Terribl’e Jefe”?

Se dice que...

Los 4 amores prohibidos de una mujer, son:


El hombre que tiene novia, el que le gusta a tu amiga, el que sabes que te va a hacer mal y...











tu mejor amigo...

Los hombres que han cambiado mis días...

Estoy trabajando de nuevo y no es novedad que mi rubro es de machos. La cosa es que ésta vez, soy la única mujer en obra (no hay ni siquiera alguna secretaria… nadie nadie, puros hombres). Por una parte es bueno, ya que los hombres son más trabajólicos y menos sacadores de vuelta que las mujeres (Entre maquillajes, idas al baño, el “cafeito”, las copuchas.. etc) Pero por otro lado, es una lata, porque no tengo con quien hacer comentarios de vieja verde, pelar a mis cumpas, hablar de cremas, el clima o alguna otra superficialidad que sea netamente femenina. Les presento a mis “Guerreros”:
1.- El dueño de la empresa: Éste personaje es un huaso, pero con plata. Recuerdo que cuando hablé con el por teléfono, me imaginé a un tipo flaco y pesado (Por el tono de voz), pero resulta que tiene la media ponchera parrillera y habla medio cuico, pero es huaso e’campo desde siempre.

2.- Mi jefe, el profesional “Residente”: Éste hombre pocazo habla y cuando lo hace es sólo para preguntarme cómo estamos con los cobros de fin de mes. De residente tiene la “P”, anda empotado con su polola, así que casi ni para en la pega. Se olvida de mis encargos: Ejemplo de esto es un calentador, el cual me tramitó 2 semanas y por mientras me decía: -Sara, pero mientras tanto para pasar el frio, toma harto café no más…-


3.- Los administrativos: Son dos machos que se agregan a mi lista. Con ellos trato lo justo y necesario. Nos peleamos un hervidor para tomar café, las hojas de oficio y las tintas de algunas impresoras.

4.- El “inspector” 1: Éste hombre hace visitas diarias a la obra. Debo decir que me deja atontada con su perfume (Jajaja). Exigente y detallista como él sólo. Se vuela a veces en algunas explicaciones e indicaciones que me da y con su acelerado “hablamiento”, pero me ha enseñado bastante de su metodología de trabajo. (Que es lo que me importa siempre, aprender)



5.- El “inspector” 2: A éste sí que no le entiendo cuando habla. Usa frenillos y con suerte modula. Me tinca que cree que soy sorda, porque mientras me habla, a cada rato le digo “Ahh?... cómo me dijo!?”. Pero bueno, el caballero éste (Igual es joven áh jajaja) visita la obra cada 15 días. Me intriga saber su sueldo, porque tiene un auto espectacular! (Y obvio, algún día quiero uno mejor que ése jajaja. Sólo bromeo)

6.- El “Coordinador Técnico”: Éste hombre sí que es estresado. Siempre me llama pidiéndome cosas para “ayer” y cuando visita la obra, siempre pasa a saludarme a mí primero jajajaja. (No me había dado cuenta de eso, pero otro colega me dió el dato)

7.- Los “Laboratoristas”: En la pega, me piden tomar ensayos de materiales, entonces casi todos los días, debo solicitar que tomen muestras de suelos y hormigones. Hay un personaje de ellos, que me hace reir. Es ése típico macho que no tiene vergüenza de suspirar frente tuyo, mirarte coquetamente y cantar al aire temas románticos. Picaflor y sonriente siempre, quizás de puro fresco no más. El otro día entro a mi oficina suspirando y cantando – “En la vida hay amores que nunca, pueden olvidarseee”- JAjAJAJA

8.- Jefes de terreno: Son 3 kunta kintes. A ellos tengo que chicotear, hasta el momento ningún drama, pero debo exigirles. Es bien sabido, que a un hombre no le gusta que lo mande una mujer y en éste rubro… “Mala cue’a”. Es lo que más me ha costado, dar una orden, que la entiendan y la cumplan. Pero los viejitos son porfiados, les entra por una oreja y les sale por la otra.
9.- Los “Maistros”: De ellos sí que podría estar escribiendo un año completo jaja (Pero no es la idea). Hay de todo, piropeadores, cantores, silbadores, talleros y groseros. Los más tiernos son los viejitos, ellos siempre me miran, sonríen e incluso acusan a los más jóvenes, que son flojos y sacadores de vuelta. Pero ahí están todos, con un ánimo que sorprende a pesar de las lluvias torrenciales y el barro que llega hasta las canillas.



Éste es mi clan, que mueve mis días y mantiene mi cabeza ocupada.
Leyendo bien el escrito, parezco vieja verde… pero no lo crea usted así, el trabajo es trabajo… aquí y en la quebrada del ají! (JaAAJAJaJAa)

Soneto XLV


... "No estés lejos de mí un solo día, porque cómo,

porque, no sé decirlo, es largo el día,

y te estaré esperando como en las estaciones

cuando en alguna parte se durmieron los trenes.

No te vayas por una hora porque entonces

en esa hora se juntan las gotas del desvelo

y tal vez todo el humo que anda buscando casa

venga a matar aún mi corazón perdido.

Ay que no se quebrante tu silueta en la arena,

ay que no vuelen tus párpados en la ausencia:

no te vayas por un minuto, bien amado,

porque en ese minuto te habrás ido tan lejos

que yo cruzaré toda la tierra preguntando

si volverás o si me dejarás muriendo"...



Pablo Neruda, 1959

"Las dos C": Caminar y Conversar


Se dice por ahí, que la conversación es un arte que se ha perdido con el tiempo.

Basta con fijarse en los eventos sociales, se reúne un grupo de gente, pero llega un momento que uno no sabe que hacer. Se arman grupos más pequeños, todos dispersos y se pierde el hilo de algún tema.

Normalmente me ha pasado que nunca termino ciertos temas que hablo con alguien, porque pasa que la gente habla poco y se aburre rápido. Anda picoteando de lado a lado, entonces no logro tener con nadie, una conversación más profunda. (Exceptuando algunas personas “claves” con las que sé, puedo hacerlo)

Nadie invierte tiempo, en conocer a otras personas. Pareciera que todo el mundo anda apurado, que prefiere conversaciones superficiales, comentar algún programa de TV. Nadie habla de sus sueños, de sus anécdotas, de la vida… en fin. Se hace cada vez más difícil generar un espacio para una buena charla.

¿Se han fijado en eso?

Y hay frases que son normalmente repetitivas: Yo te aviso! – Te llamo! – Estamos en contacto entonces!?....?????.

Además, se está perdiendo otro arte, el de CAMINAR.

No hablo precisamente de hacer ejercicio, me refiero a deambular, vagar sin rumbo por las calles, paseando “a patita”.

De niños siempre éramos eternos caminantes. En compañía de algún buen amigo, podíamos tener la lengua y los pies láceos, de tanto hablar y caminar. Íbamos a todas partes y a ninguna a la vez, simplemente nuestros pies y la conversación, nos llevaban por aventuras tan maravillosas como inesperadas.

Cuando uno crece, ésos pequeños gustitos cambian, mejor dicho: no los sabemos aprovechar / valorar.

Mis mejores salidas, han sido caminando y conversando. Porque en un cine, no se puede conversar mucho, menos en un concierto de rock; pero, ¿Cómo tener la boca cerrada durante una larga caminata?. Es más, cuando se camina con una persona se llega a conocerla bien; no hay distracciones tras las cuales ocultarse.

¿Se dan cuenta de eso?

Lo que pasa ahora, es que todos sacrifican ése tiempo y se suben a un auto, con la radio encendida.

Pocos caminan, pocos hablan.


Así que, saquen ésos zapatos cómodos y lúzcanlos en aquellas calles, por las cuales aún no transitan.

Siempre hay algo nuevo que ver, descubrir y maravillarse.

"Amores imposibles"

Un amigo la otra vez me comentó que una persona inteligente, aprende con cosas simples.
Acá les dejo un corto que sólo les robará 5:25 minutos, de su preciado tiempo.





Chascarros Sarukianos I

Hace unas 2 semanas atrás, me preparé y levanté temprano para ir a cobrar el escuálido cheque de mi devolución de renta (Algo es algo, en tiempos de cesantía :D). En el bolsito que siempre uso, coloqué un libro de “Osho” que estoy leyendo (asumiendo que las filas en los bancos son más aburridas que un cajero de peaje), me dije a mi misma que sería interesante leer mientras se vaya acortando la fila.

Llegué al banco y claro… ahí estaba el tremendo culebrón de gente.

Es incómodo hacer fila, porque te encuentras con CADA personaje:

- Típico que está la señora con el cabro chico, que no logra dominar para que se quede tranquilo. Está ahí, el niñito mal criado y webea de una manera, que sólo dan ganas de plantarle un buen tiron de orejas.

- El hombre o mujer psicópata. Que cada vez que giras en la fila, está mirándote. Uta que apestan!

- El que habla harto por celular. Que en realidad no habla, GRITA.

- Está también el Señor o Señora impaciente. Está siempre recordándote que debes avanzar, porque claramente está apurado/a. Ahhh! Y no deja mucho espacio entre él y tú, está casi encima de ti! (Cómo los odio)

- Además, tenemos al que escucha música extra – fuerte, que no es agradable para oídos ajenos. Sea ésta: Cumbia Villera y/o Reggeaton.

- Han cachado a los pololos lapas!?. Ésos que mientras avanza la fila, no pierden tiempo en comerse. Si avanzan juntos!, entre punteo y punteo. Y una ahí, tratando de mirar hacia otro lado, no se darán cuenta que incomodan?. Mínimo un poquito de respeto, con la gente que hace harto rato que no dá un buen calugazo po’h (xD)

- Otra cosa que sucede, es que estando tan cerca una persona de otra, es que puedes sentir su olor. O sea, estás rodeado/a de gente y es inevitable que de pronto asome un aroma incómodo. Para mí son varios: El olor a rodilla, el “Ala brava”, a húmedo o a cansancio, como dice una amiga mía (Jajajaja).

En fin.

Dejando un poco ésas anécdotas, les iba a comentar que mientras hacía la fila estaba ¡feliz! ¡feliz!, mi espera iba a ser diferente porque yo iba a LEER. Saqué el libro (Que anteriormente mencioné) y continué la aventura que por algunos días tenía en pausa. Entre tanto, la fila avanzaba len-ta-men-te y la gente se quejaba porque de 8 cajas que habían, sólo 3 estaban funcionando. La típica reacción del chileno es alegar para él mismo, sin moverse de su puesto y contagiar al resto con el tema del alegato en voz bajita o “regaña dientes” como dice mi Saaaantaaaa Madre.

La cosa es que en algunos instantes me dí el lujo hasta, de esbozar un par de risas, mientras la gente se quejaba. Estaba tan concentrada en mi libro, sin querer atados, era pura paz, parecía que la luz divina estaba sobre mí y mantuve tranquilidad durante la espera, hasta que llegué a ser la 4ª persona que faltaba por pasar a la caja. En ése momento me detuve y abrí mi bolsito para buscar la billetera, ya había avanzado considerablemente con la lectura (Interesantísima por cierto) y……. ¡Cáspitas! ¡Adivine!.

Sí.

Olvidé la put… billetera en mi casa. (Jajaja)

¿Qué iba a hacer?. Sudé como 3 segundos, me puse roja al toque y lo primero que hice fue mirar mi celular, haciendo como que miraba alguna llamada perdida o buscaba un mensaje de texto, pero nadie me había llamado ni enviado algún mensaje.

Luego, apreté cachete, como una fugitiva que sale disparada de la iglesia, porque se arrepintió de contraer matrimonio.

Traté de que nadie se diera cuenta, pero igual yo creo que alguien me cachó jajajaja. Cuando ya estaba fuera del banco, me reí y escogí la opción de caminar hasta mi casa, para pasar el maaaaaaaaal chascarro. (Jajaja)



Nota mental: Fijarse bien antes de salir. ANOTAR el itinerario de los días de trámites.

Entre ayer y hoy

Nací un 11 de Junio de 1983.

Hija de Sonia y Pedro.

Llevo el nombre de mi abuela paterna.

Según mi mamá (No sé si es porque pronto estaré de cumpleaños), pero me contó que de los 3 hijos que tiene, fui la que le dio menos problemas, recordando siempre, mis primeros años de vida.

Fui una “Guagua” buena.

Me acostaban normalmente a las 21:00 y dormía hasta el otro día. 12 horas de dulce sueño, que en aquel tiempo, se agradecía.

Mi abuela siempre retaba a mi vieja, porque encontraba que dormía mucho y me despertaba antes para darme leche. En aquellos tiempos la guagua “Sanita” era la que comía harto y estaba bien gordita. (Jajaja)

El primer susto que pasó conmigo, fue que cuando mientras me mudaba, ella se giró a buscar un pañal de goma que me colocaba, mientras yo, me moví no sé como y me caí de donde me encontraba golpeándome la cabeza. Anduve como 3 semanas sin frente con un tremendo chichón (Jajaja).

Al año recién cumplido, aprendí a caminar y a avisar “Cacuca y pis”.


Luego de eso, a los meses siguientes, me sacaron a pasear y me caí de un colectivo intentando bajarme, la cosa es que me rompí la cabeza y fui a parar al hospital. 5 puntos en mi frente y una cicatriz que hoy mantengo, pero que tapo con mi chasquilla.

Siempre molesto a mi mamá con ésas caídas que tuve y le digo que fueron a propósito, pero me dice que no, que sólo fueron accidentes, aunque le discuto hasta el día de hoy lo contrario jajaja.

Alegre, divertida, desordenada, chispeante, multifacética, pícara y traviesa.

En un informe del Kinder, que encontré entre algunas cosas, se destacaba lo siguiente:

Muestra una personalidad clara y dominante ante su grupo de iguales. Se muestra muy segura de sí misma. Es afectuosa y protectora”.

Mis juguetes preferidos, eran unos cascabeles, muñecas de trapo que no soltaba ni para ir al baño, una pepona que pesaba más que yo, un par de peluches que se convertían en pelotas y hablar con mi amigo imaginario, era extremo.

Salir a jugar a la calle para mí, era lo máximo.

Cuando hacía travesuras, llegaba con bajas notas o me portaba mal, me castigaban y no podía salir. En ése tiempo prefería morir a que me nieguen estar con mis amiguitas trepando árboles, haciendo pasteles de barro, jugando al “tombo”, al semáforo, al elástico o al “luche” jajaja, así que rápidamente pedía disculpas o enmendaba mis errores, para volver a tener lo que más me gustaba, SALIR.

Fui guitarrista, corista, scout, buena alumna, participé en la pastoral del colegio, fui presidenta de curso, tesorera y líder en los desórdenes masivos.

--------------------------------------------------------------

De más “grande”, no consigo terminar un libro por completo. Exceptuando los de Autoayuda.

Me cuesta expresar lo que siento, a no ser que escriba.

No sé si soy buena en las cosas que hago, sólo sé que en cada una de ellas, coloco lo mejor de mí.

Siempre sonrío, me rio muchísmimo incluso. Pero hay días en los cuales, no quiero hablar, quiero estar sola, me amurro y desaparezco de todo lugar. El que me conoce, sabe que soy así y entiende mis momentos de rueda giratoria (A veces arriba, a veces abajo)

Normalmente necesito el doble de horas de sueño, que cualquier mortal.

Se me hace tremendamente NECESARIO, respirar toneladas de aire fresco, caminar y oír música, para relajar mi incesante actividad cerebral.

Sufro de colapsos emocionales, provocados por momentos de encierro. Los espacios reducidos, para mí son algo letal.

A no ser que esté realmente “Motivada” haciendo algo, me aburro. Últimamente esto me pasa a menudo. Soy como un pajarito, que mientras vuelva se detiene en un lugar, observa, come y luego emprende viaje a otros lugares. Conociendo, observando, asimilando.

Siempre me ha impresionado la capacidad mental mental de un hombre y su sentido del humor.

En mi naturaleza (Geminiana, por supuesto) está aceptar los cambios, incluso buscarlos.

Soy lo menos estable que existe en el mundo.

Doy fe, que transversalmente en mi vida, lucho diariamente por ser constante y un poco más paciente.

Me agrada el contraste.

Asumo que siempre seré una Niña-Mujer.







Buscar pega


Llevo 56 días de cesante.

Lo más difícil ha sido encontrar ése trabajo que tanto quiero.

Lo siento por las personas que me han dicho que trabaje en“cualquier” cosa, pero no estudié más de 18 años, para andar al “debe” y me picó el bichito de querer mejorar mi estándar de vida, tener mis cosas, poder viajar, aprender a nadar, tomar clases de salsa… y lo más superficial que se me ocurrió: Colocarme pechugas y traste. [Na’h lo último es broma jajaja]

Creo que son cosas naturales que un joven profesional desea, pero que para que eso se realice se necesita PLATA.

Y bue’h.

De las 4 pegas que he tenido en mi vida (Considerando sólo en el rubro de la Destrucción) todas las he conseguido con contactos sociales que se les llama. Que un primo, que un tío, que un amigo me ha dado el dato… etc. O sea siempre gente conocida y que se confía en la buena recomendación que han dado de mi persona.

Pero ésta vez al buscar pega, me las dí de chora y me lancé sola. He dejado las patitas en la calle, fotocopiando mi certificado de título, imprimiendo “ridículums”, sacando papeles de antecedentes penales (En la mayoría de las pegas me lo han pedido), y así, suma y sigue con la inversión para las postulaciones. Ahhh y a esto súmele que algunos papeles los piden firmados ante notario. Igual es cacho.

La cosa es que en éste tiempo, tengo copados algunos sitios de Internet de bolsas de empleos y he ido a 3 entrevistas.

La primera fue casi un chiste, (Me arreglé más que pa’ un día viernes) y mi entrevistador al recibirme me miró, saludó y me dijo: Déjame tu curriculum te estamos “llamando”.

La segunda fue con un señor que me preguntó más cosas personales que de mi experiencia en Construcción, aquí tuve que aplicar operación 131, y salir arrancando antes que el vejete me invite a almorzar (Jajaja)

La tercera entrevista fue la más seria. Entre dos profesionales, me bombardearon de preguntas de las cuales salvé (creo) y luego pasé por una tercera preguntona, sí una mujer. Aquí me fui con cuidado porque hay tipas muy zorras y si no entras en simpatía con ellas, simplemente te rajan el paño.

Lo que más me noqueó por así decirlo de las entrevistas, es el interés por saber si eres soltera y si pretendes tener hijos pronto. Asumo que es por que cada día se les hace complicado contratar mujeres (cosa que encuentro un tanto descabellada), dicen que les sale más caro y que trabajar con féminas es complicado. A lo cual digo, no todas somos iguales :D

Ahhh y el cuestionario de rutina que siempre incluye:

- Pretenciones de renta: Siempre es motivo de conflicto personal. Si estás muy cara o muy barata (Jajaja), por eso hay que informarse más a menos a lo que se maneja en el mercado.

- Mencionar la institución de donde obtuvo su título profesional.

- Acreditar experiencia en el cargo al cual postula.

- Nivel de inglés (Básico, “open the door”)

- Señalar fortalezas y debilidades (Ésta pregunta siempre me deja pilla)

- Si soportas trabajar a presión.

- Si tienes adaptabilidad a los grupos de trabajo y empatía con la gente.

Y así pues… hasta el momento no ha saltado la liebre.

Mis consejos:

- A las entrevistas personales, siempre que hay que presentarse con tenida formal, no de gala ni como si fueras a pasear por un parque, recuerden que TODO entra por la vista.

- Las mujeres evitar el exceso de perfume, las minis, el pelo suelto, sobrecargos en accesorios.

- Con respecto al “Ridículum”, que sea conciso y claro, sin tanta información en detalle. En Internet siempre hay formatos prácticos para guiarse.

- La foto del currículum, (Si es que optas por colocarla, ya que no es obligatoria) que sea de tamaño carnet y en un estudio fotográfico. No como ésas que circulaban el otro día en Internet que eran sacadas de carretes y/o vacaciones.

- Saber hablar de uno mismo. Al entrevistador siempre le va a interesar saber un poco más de la persona que desea contratar, pero sin soltar alguna intimidad, claro está.

Por mi parte, tengo un plan en el corto plazo y he apostado las fichas a mi mes, Junio.

Que próximamente se acerca el cambio de folio y eso hace que renueve un poco las energías.

Conversando con Má II

Imagínese la siguiente escena:

Urgencia, en el hospital de Valdivia… mi mamá conectada a un suero. Tendida en una camilla, pálida y el rostro un tanto inchado.

Saruki: Cómo te sientes mamá?

Má: Mareada. Te avisaron que me vengas a buscar?

Saruki: Sí

Má: Estabas hace mucho rato afuera?

Saruki: Ehhhm, unos 15 minutos más o menos

Má: No sé que tengo hija, quiero sentirme bien

Saruki: Tranquila mamita, yo haré que se te quiten ésas mañas (xD)

Má: No me hagas reír hija, que mi cabeza estallará

Saruki: Jejeje. Lo siento mami, es que tienes que mejorarte pronto, no estaré siempre para cuidarte.

Má: Segunda vez que me salvas

Saruki: Espero que sea la última, éh

Má: Jajaja… te ríes de tu madre

Saruki: Ya. Que baje luego ésa cuestión para irnos a la casa.

Tengo a mi santa madre enferma. Hace más o menos un mes que se siente mal. Cefalea constante, sueño, cero ánimo, subidas de presión, alteraciones nerviosas. Tiene un día bueno, dos malos. El diagnóstico?: principio de diabetes. Según otro Doc, son claros síntomas de depresión. Según yo, sólo son mañitas :D

El tenerla en éste estado, me ha generado una serie de reflexiones internas… el tema de la vejez… y estar sóla/o en ésa etapa, que te llegue el viejazo y ser un mar de lamentaciones, ser una carga para los que te rodeen, que nadie te aguante (Bueno siempre hay excepciones jaja) incluso (siendo súper extrema) he llegado a pensar en el día que no esté con vida.

En lo personal, no me gustaría morir, con que “el de arriba” se raje con unos 65 años pa’ mí, me doy por pagada. Tengo muchas cosas en mente como pa’ no desear vivir tanto. Pero luego pienso y digo: Chuta, nadie tiene el puesto comprado. Puede que me muera mañana y no alcanzaré a gritar “Viva chile”. Tampoco llegue a la Laguna San Rafael, a las Torres del Paine, al Valle del Elqui. Menos pensar en encontrar (Al fin) mi Boina Negra, ni vestirme de blanco (Dijo la patúa), llenar una casa con brocacochis.

En fin… tantas cosas que a una le gustaría hacer… snif!

Y la cosa es ésa… segunda vez que me toca atender a mi vieja… en su periodo mas malo.

Si antes la criticaba por sus mañas y le rebatía sus consejos, hoy la compadezco y sólo me dedico a escucharla, abrazarla, darle un simple beso, un par de risas con estupideces que le hablo, mostrarle que no todo es tan malo y que sólo el “pulentoso” sabe lo que tiene preparado para cada uno. Está en nosotros aceptar ésa realidad, que muchas veces, puede no gustarnos.

El tiempo es implacable y está pasando DEMASIADO rápido.

Aprovéchelo y téngale respeto.

Se lo digo yo.





Mi primera vez: El Karaoke


Durante ésta semana, recibí la visita de unas ex compañeras/amigas de trabajo.

Ellas vinieron a un curso de capacitación a mi ciudad… y dentro del itinerario, estaba llevarlas a conocer la bohemia valdiviana.

Mi cabeza se empezaba a complicar, porque somos de gustos diversos… pero por sugerencia de mis visitas optamos por ir a un lugar que cumpliera con las 3B: Bueno, bonito y barato, pero que además nos permitiera servirnos un rico cóctel, conversar, engordar el ojo y “cantar”. Esto último me generaba dudas, porque yo no canto, pero dije… “quizás ésta vez podría darme ésa licencia”.

Llegamos al lugar, no había NADIE en el interior, salvo la gente que trabajaba y nosotras. Sonaba “Ace of Base”… “Five”… “Erasure”… y otros grupos que unían generaciones de los 80’ y 90’s.Pedimos nuestros tragos y mis amigas ya empezaban a preocuparse porque estábamos solas… a lo que respondí amablemente: “Es que llegamos temprano, y los hombres sales más tarde de carrete” (Jajaja).


Empezó la cháchara… llegó más gente y los cócteles empezaban a dar calor… la música parecía sonar un poco más “fuerte” y de pronto aparece el joven de los “libros”… pasó mesa a mesa con un micrófono… hasta que llegó a nuestro lado, diciéndonos coquetamente: “Hola chicas! Anótense con un temita para cantar…”

Una de mis amigas dijo que no queríamos cantar, a lo que el chico respondió: “No se preocupen ni tengan vergüenza… todos terminan haciéndolo en algún momento”.

Tá mair’e que se me grabó su frase! (Jajaja).

Empezó el Karaoke y nosotras todavía no decidíamos qué tema cantar. De pronto dije: “Ya, uno de la “Shakira”. Viene el tipo con el micrófono… nos presenta y empezó el show.

El tema se suponía que lo contaríamos en dueto con una amiga, pero me dejó sola… notaba que mi voz no se escuchaba… y si se oía… no era con el mismo tono que el de la colombiana. Terminé mi turno… y el micrófono se fue para otra mesa. La otra gente no estaba motivada… y mis amigas gritaban… “Acá!... otra acá!”. Se nos acerca el tipo y oigo que le dicen: “Coloca cualquier tema! nosotras lo cantamos!”

¿Cualquier tema?... ¿Lo cantamos nosotras?... adivinen… de nuevo canté… y sola (Jajaja).

Después de eso, el micrófono sólo recorría dos mesas… la cosa es que me animé… y recordé que en otra vida, fui un “budlitzer”… sólo que yo tomaba un sorbito de mi Tequila Sunrise y agarraba más personalidad… como para seguir cantando, pero sin moverme de mi silla.

Canté una hora.

Nadie se prendió para cantar y yo tenía el micrófono ahí… así que bueno… aproveché no más. Desde Sandro, Los enanitos verdes, reggaeton y hasta Lucho Jara canté!! :D

El tipo de los “Libritos”, al rato ya preguntaba mi nombre… y decía: “Oigan la linda voz de Sara, en concierto”… (Jajajaja).

La experiencia fue divertida, había poca gente… le perdí el miedo al público… (Jajaja)… y bueno… es otra historia, que tendré para mis nietos.

Si vuelvo al lugar aquel?... no lo sé!

Jajajaa

Abril, Vacaciones "Mil"

Hace rato que no escribía.

Y como me gusta compartir “anécdotas”… aquí le vamos de nuevo.

Continuando con la entrada anterior… me quedé hasta el final de mi pega, asumiendo que me quedaría todo el mes de Abril en aquel mundo pequeño, pero no fue así… me dieron la PLR, antes de lo presupuestado. La razón del despido?: No había más pega, por lo tanto no se justificaba tener a una persona por otro mes. La razón real?: Un poco de envidia… y la viveza de mi ex jefa. (Pero no quiero pelarla ahora, la dejaré para otra entrada xD)


La cosa es que me tomé vacaciones.

No fui al Caribe.

No fui a comer a Italia, ni a rezar a la India… ni a enamorarme en Indonesia. (Ni que fuera Julia Roberts en “Comer, rezar, amar”)

Me fui a la capital’e… a ver a mis amistades… a engordar un poco el ojo, como acá en el sur’e no cae na’h de na’h… agarré mi mochilita y partí a imponer un poco de provincianismo a ésas tierras de cemento y mucho, mucho ruido.


De descanso, poco.

Comer, mucho.

Hablar… hasta por los codos xD


Lo pasé súper bien, a pesar de que me estresé al segundo día de haberme instalado… pero soporté un par de días más, todo sea por el sacrificio de compartir momentos con viejas amigas que tenía abandonadas.

Ahora viene el pelambre (Jajaja)


1.- Llegué a instalarme donde una ex compañera de colegio… con la cual retomé la amistad hace unos dos años. Ella llegó a la capital’e a buscar pega, pero lo primero que encontró… fue pololo. Así que andaba como “coneja”… y la dejé ser… me cambió por aquel hombre… compartimos poco… pero igual agradezco el que me haya ido a buscar al terminal… y bueno el alojamiento del primer día, que no es menor.


2.- Luego me cambié donde otra amiga, allí ya empecé a recorrer más la ciudad… y a ubicarme en qué lugar estaba. Conocí el patio Bellavista, no es gran cosa, pero había harto para mirar… y pasar un rato agradable.

Conocí un par de Outlets… probé unas donuts muy ricas… y tomé unos mates bacanes… mientras nos colocábamos al día con las copuchas (Obvio xD)…

Ahhh! Con ésta amiga también conocí la “Piojera”… un lugar bastante peculiar… me gustó harto… pero ése pipeño… es muy engañador! :S jajajaa.


3.- Mi tercera parada y definitiva durante mi estadía, fue en el deparmanento de una de mis amigas bloggeriles :D. Ella se pasó con la hospitalidad… (Debe ser porque es una representante de la “Magia del sur’e” ) y bueh, programamos una juntilla con otra amiga más que es… o bueno… fue activamente Blogger en su tiempo pero ya no jajaja…

Todo entretenido, mucha conversa y harto que comer.

Probé el helado de rosa… es un manjar!

Conocí la fuente alemana… los lomitos allí son los mejores!

Caminé harto por las callecitas de “Shago”… y arreglamos el mundo con mis amigas.

Ví a un par de actores, que a todo esto parecía la niña del exorcista… porque mi cabeza daba vueltas para todos lados.

((Yo creo, que hay que tener fuerza de voluntad para pololear en Santiago, porque hay gente hombres muy guapos allá jajaja.))


4.- Conocí a Don Alfredo, un jovencito que ya está hace dos años en stgo… también Blogger.

Con el compartí un par de almuerzos y reí mucho :D.


Todas las personas que visité, me sugerían que me quede a buscar pega allá, pero creo que no es mi lugar. Yo le sacaba todos los puntos negativos a la capital’e y me negué… así que me regresé a mi casa… porque quiero seguir acá en mi Valdilluvia, o al menos estar cerca.


Lo charcha de todo es regresar a la casa jajajaa… es que a mí poco me retienen… mi mamá feliz sí, porque me extrañaba mucho… y se había botado a la pena. Menos mal que ella, siempre me recibirá… porque a no ser que encuentre una pega estable… o un tipo con plata… saldré definitivamente de mi casa jajajaja.

En fin, llegué a desordenarle los días, al menos (Espero) por un periodo corto de tiempo, mientras encuentro pega, claro está.


De acá... seguiré transmitiendo!





Entre el "deber" y el "hacer"

Siempre he predicado que uno mientras pueda, no debe limitarse... y optar por hacer las cosas que realmente desea.
Peeeeero... tengo peleando en éstos momentos, a mi angelito bueno... y al no tan bueno...
La cosa es la siguiente.
Cuando me ofrecieron trabajo, me dijeron que era inicialmente por 3 meses.
Bueh, ya se cumplió el plazo... se empieza a terminar la pega... y debo empezar a moverme...
Donde actualmente estoy, es el lugar ideal... todo lo que quería, pero para unos 20 años más xD... compartiendo pega de terreno y administrativa... en un municipio de una ciudad pequeña y tranquila... sólo que ustedes saben... uno apunta... y el "Pulento" dispara.
He recibido 2 ofertas de trabajo, en donde el sueldo es casi el doble del que gano... pero desconozco las condiciones laborales (Como en toda cosa nueva, claro está), acá lamentablemente he generado lazos con mis compañeros de pega (Una cosa inevitable en mí) y me encantaría quedarme acá al menos por un tiempo, pero sé que no hay más trabajo... y el sueldo no es tan bueno.
La disputa interna está en si me mando a cambiar ahora ya... o termino lo que empecé.
Mi angelito bueno, me sopla en el oído que me quede hasta terminar la obra.... digamos que lo que hago ahora no es mucho, sólo estoy esperando la recepción... y no tengo fecha definitiva aún... así que vengo a puro calentar el asiento con papeles administrativos y como soy tan activa, revoltosa y pulga en el oído... me ABURRO :D.
Mi angelito malo, me dice que mande a la cresta todo, que me estoy perdiendo ofertas buenas... "Monetariamente" hablando... que el ganar más lucas me permitirá tener un estandar mejor de vida, no me cagaré más de hambre y podré darme ciertos lujos.. y bueno, que asuma los cachitos que dejaré... la persona que de ahí venga. Pero vuelve a aflorar mi angelito bueno y conformista.... diciendo que por el momento no necesito éso... y que es mejor salir bien parada como profesional... en una de las tantas experiencias que tendré.
Aún no me decido... de irme tengo que hacerlo sí o sí, sólo que he dilatado el tema por quedarme hasta el final.
Tengo 2 semanas para resolver... y elegir mi nueva pega y ciudad... :O
Algún datillo, para despejar la mente digo yo?... se lo agradeceré....

Entre primavera y otoño...


Un cuento que partió en plena primavera…
Con
nubes, rayos de sol… y uno que otro misterio…

Mil veces intenté tomarte la mano…
Y mil veces me contuve…
Y es entonces, que al descubrirme…
Me miras y sonríes…

.................Pero yo no sé que decirte…

Ahora…
Por las noches la nostalgia nos llena de recuerdos…
Tuyos, míos…
Y el otoño empieza a envolvernos…

Tú allá… yo acá…

……………………Elijo no llorar…

Y en mis sueños…
Soy ésa mujer, que con sus manos moldea tus rincones…
Que funda los cimientos de tu corazón…
Mientras tú… eres mi camino…
Lo único que le da vida a mi vida…

.........................Quien somete mi alma, mis pensamientos… mi destino.