Entre el "deber" y el "hacer"

Siempre he predicado que uno mientras pueda, no debe limitarse... y optar por hacer las cosas que realmente desea.
Peeeeero... tengo peleando en éstos momentos, a mi angelito bueno... y al no tan bueno...
La cosa es la siguiente.
Cuando me ofrecieron trabajo, me dijeron que era inicialmente por 3 meses.
Bueh, ya se cumplió el plazo... se empieza a terminar la pega... y debo empezar a moverme...
Donde actualmente estoy, es el lugar ideal... todo lo que quería, pero para unos 20 años más xD... compartiendo pega de terreno y administrativa... en un municipio de una ciudad pequeña y tranquila... sólo que ustedes saben... uno apunta... y el "Pulento" dispara.
He recibido 2 ofertas de trabajo, en donde el sueldo es casi el doble del que gano... pero desconozco las condiciones laborales (Como en toda cosa nueva, claro está), acá lamentablemente he generado lazos con mis compañeros de pega (Una cosa inevitable en mí) y me encantaría quedarme acá al menos por un tiempo, pero sé que no hay más trabajo... y el sueldo no es tan bueno.
La disputa interna está en si me mando a cambiar ahora ya... o termino lo que empecé.
Mi angelito bueno, me sopla en el oído que me quede hasta terminar la obra.... digamos que lo que hago ahora no es mucho, sólo estoy esperando la recepción... y no tengo fecha definitiva aún... así que vengo a puro calentar el asiento con papeles administrativos y como soy tan activa, revoltosa y pulga en el oído... me ABURRO :D.
Mi angelito malo, me dice que mande a la cresta todo, que me estoy perdiendo ofertas buenas... "Monetariamente" hablando... que el ganar más lucas me permitirá tener un estandar mejor de vida, no me cagaré más de hambre y podré darme ciertos lujos.. y bueno, que asuma los cachitos que dejaré... la persona que de ahí venga. Pero vuelve a aflorar mi angelito bueno y conformista.... diciendo que por el momento no necesito éso... y que es mejor salir bien parada como profesional... en una de las tantas experiencias que tendré.
Aún no me decido... de irme tengo que hacerlo sí o sí, sólo que he dilatado el tema por quedarme hasta el final.
Tengo 2 semanas para resolver... y elegir mi nueva pega y ciudad... :O
Algún datillo, para despejar la mente digo yo?... se lo agradeceré....

Entre primavera y otoño...


Un cuento que partió en plena primavera…
Con
nubes, rayos de sol… y uno que otro misterio…

Mil veces intenté tomarte la mano…
Y mil veces me contuve…
Y es entonces, que al descubrirme…
Me miras y sonríes…

.................Pero yo no sé que decirte…

Ahora…
Por las noches la nostalgia nos llena de recuerdos…
Tuyos, míos…
Y el otoño empieza a envolvernos…

Tú allá… yo acá…

……………………Elijo no llorar…

Y en mis sueños…
Soy ésa mujer, que con sus manos moldea tus rincones…
Que funda los cimientos de tu corazón…
Mientras tú… eres mi camino…
Lo único que le da vida a mi vida…

.........................Quien somete mi alma, mis pensamientos… mi destino.

"Anécdotas de vivir sola"


Hace ya casi 3 meses, que me embarqué en la vida en solitario.
Más allá de todo lo bacán que ha sido estar en una ciudad nueva… conocer gente… hacer desorden en la oficina en donde trabajo… la he visto no tan fácil en ciertos aspectos.
No lo tomen como queja, es sólo contarles cómo me las he arreglado… al final son sólo anécdotas :D.


Supervivencia: El refrigerador
Cuando arrendé mi pieza, comedor, cocina baño… no me di cuenta de un gran detalle…
No tenía refrigerador.
La dueña de la cabaña que habito, me ofreció amablemente…. un espacio en su freezer para que yo guarde mis cositas. Los primeros días ningún problema, pero al pasar el tiempo… me daba lata tocar la puerta para sacar mis cosas… así que cambié de estrategia y empecé a utilizar el baño, como recinto de frescura para algunas cosas jajaja.
Tuve que empezar a comprar lo que es carne y pollo… diariamente… de acuerdo a lo que voy consumiendo. Con la fruta me sucedió lo mismo, ahora compro lo justo y necesario. Con las lechugas que son de huerto (Las pasan a vender donde trabajo) y son ma-ra-vi-llo-sas!, las conservo en una fuente con agua… onda así como lechugas hidropónicas… y me duran 4 días!... :D
Las cajas de leche, las colocaba a remojar en la tina del baño, para que me duren 2 días… luego me acordé de la leche en polvo! Juajauja… así que cambie la estrategia y gasto menos plata xD

No optimizar gastos: Me cago de hambre
Éste mes, me desbandé con los gastos.
Es que en mi lugar de pega, pasan a vender: Milcaos, queso, pie de limón, pan con chicharrones, bolsitas con arvejas y abas, frutos secos, lechugas, pepinos… y uta, yo que soy tentada… siempre compro algo… :/
La cosa es que hace dos semanas, se me acabó el sueldo :O
Menos mal que he generado buenos compañeros/as de pega, los cuales me han aportado con su grano de arena… y he vivido de la caridad de ellos jaja… obviamente no con grandes cantidades de comida, porque hubieron veces… que mejor me dormía temprano… para no recordar y/o pensar que tenía hambre jajaja.
Así que la lección para este mes, es cortar de raíz el goloseo de media mañana… y guardar mi plata… no comprar tanto cachivache jajaja.

Mañas: Extrañar mi cama
Si hay algo que he extrañado con ganas ha sido MI CAMA. Y no es por el colchón precisamente… es por las almohadas :$ jajaja. Cada vez que iba a la casa de mi madre (Qué bacán poder decir eso xD)… pensaba en traerme mi almohada, pero nunca lo hacía… bueh, hasta ahora :D.
Asi que, adiós dolor de cuello… y bienvenido el sueño placentero.

Curiosidades: Lavar ropa
Si no tengo refrigerador, es obvio que no tengo LAVADORA.
Entre navidad y la primera quincena de enero, viajé todos los fines de semana donde mi mamá (Siii me dio mamitis y qué?.. jaja) a lavar ropa, pero estaba gastando mucha plata en pasajes, así que cambié ése lujo, por una escobilla… detergente… soft… y la tina de mi baño. Me dije a mí misma y me auto convencí, de que ninguna mujer… - de la época antigua, claro está-... se había quedado manca por lavar ropa a mano, así apliqué mode on al nuevo "modus operandi”… y empecé a sacar ñeque.
Hasta que se echó a perder el clima… y tuve que pedir lavadora prestada, para que se alcance a secar mi ropa. Pero igual alcancé a mandarle sus buenos lava’os a lo dama antigua.. kiú! Jajaja.

Un lujo: El planchado
Siempre me ha gustado la ropa bien planchada y me doy el tiempo para eso.
Ni siquiera me gusta que mi vieja me planche la ropa, en ése sentido... soy yo y únicamente yo… la que deja la ropa perfectamente planchada :D… pero obvio, si no tengo refrigerador… ni lavadora… menos tengo plancha.
La opción?... colgar la ropa lo más estirada posible y luego utilizo mi alisador de pelo para planchar xD jajaa.
Obvio que no queda como quiero, pero salva al menos mi maña.


Y así no más es la cosa, he aprendido harto… al final, parece que soy todo terreno y una “Des-com-pli-ca-da!”... como dice el escudo nacional, por la RAZON o POR LA FUERZA jajaja!