"Las dos C": Caminar y Conversar


Se dice por ahí, que la conversación es un arte que se ha perdido con el tiempo.

Basta con fijarse en los eventos sociales, se reúne un grupo de gente, pero llega un momento que uno no sabe que hacer. Se arman grupos más pequeños, todos dispersos y se pierde el hilo de algún tema.

Normalmente me ha pasado que nunca termino ciertos temas que hablo con alguien, porque pasa que la gente habla poco y se aburre rápido. Anda picoteando de lado a lado, entonces no logro tener con nadie, una conversación más profunda. (Exceptuando algunas personas “claves” con las que sé, puedo hacerlo)

Nadie invierte tiempo, en conocer a otras personas. Pareciera que todo el mundo anda apurado, que prefiere conversaciones superficiales, comentar algún programa de TV. Nadie habla de sus sueños, de sus anécdotas, de la vida… en fin. Se hace cada vez más difícil generar un espacio para una buena charla.

¿Se han fijado en eso?

Y hay frases que son normalmente repetitivas: Yo te aviso! – Te llamo! – Estamos en contacto entonces!?....?????.

Además, se está perdiendo otro arte, el de CAMINAR.

No hablo precisamente de hacer ejercicio, me refiero a deambular, vagar sin rumbo por las calles, paseando “a patita”.

De niños siempre éramos eternos caminantes. En compañía de algún buen amigo, podíamos tener la lengua y los pies láceos, de tanto hablar y caminar. Íbamos a todas partes y a ninguna a la vez, simplemente nuestros pies y la conversación, nos llevaban por aventuras tan maravillosas como inesperadas.

Cuando uno crece, ésos pequeños gustitos cambian, mejor dicho: no los sabemos aprovechar / valorar.

Mis mejores salidas, han sido caminando y conversando. Porque en un cine, no se puede conversar mucho, menos en un concierto de rock; pero, ¿Cómo tener la boca cerrada durante una larga caminata?. Es más, cuando se camina con una persona se llega a conocerla bien; no hay distracciones tras las cuales ocultarse.

¿Se dan cuenta de eso?

Lo que pasa ahora, es que todos sacrifican ése tiempo y se suben a un auto, con la radio encendida.

Pocos caminan, pocos hablan.


Así que, saquen ésos zapatos cómodos y lúzcanlos en aquellas calles, por las cuales aún no transitan.

Siempre hay algo nuevo que ver, descubrir y maravillarse.

"Amores imposibles"

Un amigo la otra vez me comentó que una persona inteligente, aprende con cosas simples.
Acá les dejo un corto que sólo les robará 5:25 minutos, de su preciado tiempo.