Las Mamás


Las mamás son unos seres muy especiales, independiente de cómo sean… son ésas compañeras que pocos, tenemos la suerte de tener al lado.
Desde chicos que nos tratan de guiar de la mejor manera, la que ellas creen (Obvio). Porque al fin y al cabo a ellas no les enseñan a serlo.
Nos ven crecer… retan o tratan de enderezarnos (En mis tiempos, hasta palmetazos recibí éh). Pero a pesar de éso, nos cobijan con su inmenso e incondicional amor.

Entre las cosas características de Mamá, tenemos:
-          Típico que uno cuando es chico, y hace alguna travesura o cosa mala, dícen “eso es por parte de tu papá éh”. Si haces algo agradable te dirán “Mi hija/o, me recuerda tanto a mí”
-          Típico que cuando te llaman por el nombre casi completo (Saaaaraaaaaaaaa Andreeeeeeaaaaaaaa!!), es porque alguna cagá te mandaste. Y viene el tirón de patillas o de orejas. (ta’ mair’e que dolía eso jaja)
-          Cuando no querias comer la comida, fijo que te decian: “tantos niños que quisieran tener ése plato.. y tu lo desprecias”
-          Típico que si uno llegaba con malas notas del colegio, te decían “te voy a aforrar un mangaso”, o te asustaban con el cinturón.
-          Típico que cuando uno preguntaba si podía hacer una cosa, te decían que no… uno se amurraba y luego saltaba la frase “Sabes que más?, hace lo que quieras!” ( y quedaba la escoba porque al menos a mí, me retaban igual jajaja)
-          Se enojaban porque no les avisabas a donde ibas. “Cuando vivas sola/o puedes hacer lo que se te dé la gana, pero ahora estás bajo mi techo” :/ jajaja
-          Cuando uno quería conseguir algo, le decías: “Qué linda andas hoy mamita” (jejeje)
-          Te retaban si te metías en las conversaciones de “grandes”,

Mi madre en particular, no sé si sufrió conmigo, pero sí la mantuve entretenida durante mi niñez… porque fui muy desordenada jaja. Me subía a los árboles como un monito, me arrancaba a jugar con mis amiguitos, le sacaba plata, le sacaba la pasta de zapato a los tarritos para poder jugar al “Luche”, le rompía las medias para jugar al “Elástico”, me dejaba los vueltos de las idas a comprar… y un sinfín de travesuras jajaja.
De la época universitaria, cuando participé en las llamadas “Tomas”, hubo una vez en particular que llegué en la mañana de un carrete. Estaba mi papá en ése tiempo en la casa, mi mamá pensaba que me habían secuestrado y bueno, la cosa es que cuando llegué, luego de los sermones,  yo estaba subiendo la escalera para acostarme y mi mamá me agarra del pelo y me dice "Pá onde vai!" (jajaja), tuve que quedarme despierta haciendo aseo, sacando la basura, ayudándole… porque me quería sacar la cresta.
Hoy, ya de más “grande”, sus preocupaciones son diferentes… se han fijado que siempre, pero siempre, las mamás están preocupadas por uno?. Cada vez que la llamo, están pendiente de que si tomé desayuno, almorcé o comí algo. Se estresa si cacha que estoy enferma. Cuando viajo a Valdivia, anda detrás de mí, viendo si se me queda algo, me prepara una bandejita con comida o algo para el viaje, me observa si estoy más delgada o rellenita, si tengo cara de estresada o cansada… sin embargo, sigo siendo su niñita y sus ojos nunca dejan de iluminar con sus atenciones diversas.
Desde que estoy fuera de casa, obviamente por cosas laborales y porque también requiero de crecimiento personal, hacer mi vida… siento que la extraño. No sé si les pasa, pero cuando uno es chico, quiere hacer lo que quiere… que no le digan lo que puedes o no hacer, quieres ser libre… pero cuando tienes ésa libertad, vuelves al nido pidiendo consejos, buscando abrigo. En el fondo, una madre nunca deja de estar pendiente de ti.



Hace más de un mes que no veo a la mía y espero con ansias, el día en que vuelva a abrazarla.

"Espero" - Mario Benedetti

Te espero cuando la noche se haga día, suspiros de esperanzas ya perdidas.
No creo que vengas, lo sé, sé que no vendrás.
Sé que la distancia te hiere, sé que las noches son más frías,
Sé que ya no estás.
Creo saber todo de ti.
Sé que el día de pronto se te hace noche:
sé que sueñas con mi amor, pero no lo dices,
sé que soy un idiota al esperarte,
Pues sé que no vendrás.
Te espero cuando miremos al cielo de noche:
tu allá, yo aquí, añorando aquellos días
en los que un beso marcó la despedida,
Quizás por el resto de nuestras vidas.
Es triste hablar así.
Cuando el día se me hace de noche,
Y la Luna oculta ese sol tan radiante.
Me siento sólo, lo sé,
nunca supe de nada tanto en mi vida,
solo sé que me encuentro muy sólo,
y que no estoy allí.
Mis disculpas por sentir así,
nunca mi intención ha sido ofenderte.
Nunca soñé con quererte,
ni con sentirme así.
Mi aire se acaba como agua en el desierto.
Mi vida se acorta pues no te llevo dentro.
Mi esperanza de vivir eres tu,
y no estoy allí.
¿Por qué no estoy allí?, te preguntarás,
¿Por qué no he tomado ese bus que me llevaría a ti?
Porque el mundo que llevo aquí no me permite estar allí.
Porque todas las noches me torturo pensando en ti.
¿Por qué no solo me olvido de ti?
¿Por qué no vivo solo así?
¿Por qué no solo....

La "Casa Piloto"


Partiré diciendo, que lo escrito acá, representa mi opinión… y lo digo con conocimiento de causa.
Cuando estaba trabajando en Obra, me embarqué en un proyecto de “Viviendas Sociales” (126 familias beneficiadas). Mis pegas anteriores, siempre fueron en oficina técnica, inspección de obra… pero todo relacionado a edificaciones grandes, de casas sabía muy poco y jamás me preocupé por no conocer de ello, en su momento me iba a tocar y tenía que aprender.
La cosa es que, las Viviendas Sociales en un principio estaban destinadas a erradicar campamentos, a subsidiar a la gente “Pobre”, que por su condición no tienen acceso a la tan anhelada “Casa Propia”. El concepto de hoy, no es el de pobreza… se habla de VULNERABILIDAD o sectores VULNERABLES. Esto apunta a hogares e individuos, que viven en situaciones de debilidad, donde el acceso a la inserción laboral es precario, donde sus vínculos de relaciones humanas son frágiles, entre otras cosas, incluyendo el grado de pobreza.
El trabajo que se hace con éstas personas, se inicia con la formación de un COMITÉ, en donde los futuros vecinos eligen a sus representantes y comparten ciertas actividades, como ver la presentación del proyecto de sus viviendas, conocen a la empresa que ejecutará las obras, realizan reuniones con carabineros (Plan cuadrante), se forman mesas de trabajo en donde se explican los avances de obra, es decir la gente participa activamente desde el inicio del proyecto. Y bueh, una de las actividades en que participé, fue la de mostrar  “LA CASA PILOTO”.
Para ése día, conocía el proyecto por completo (Ante el surgimiento de preguntas, obvio). A las 14:00 era la cita con el “Comité”, así que ahí estaba yo, con una sonrisa de oreja a oreja, recibiendo al desfile de familias. Eran alrededor de 200 personas las que llegaron, así que las distribuimos en grupos de 20. Mi primera sorpresa fue, cuando empecé a notar que a la visita, no había llegado gente tan “Vulnerable”, cuando vi que todos sacaban sus enormes teléfonos (Hasta niños de 10 años) para fotografiar su futura casa, cuando aparecieron unas “Handycam”???? y cuando vi que algunas personas se retiraban indignadas, porque las viviendas no tenían entrada de vehículoS!???. Defendí el tema, diciendo que las viviendas están pensadas para personas que NO tienen vehículo, porque su condición no se los permite.
Me hice a un lado y  me dije a mi misma…. ¿¡Qué pasa aquí!?.
Por un lado tenemos a  las empresas, que abusan con lo que construyen, modifican los proyectos a su real gana, pagan mal a su gente y la gente por los sueldos bajos, flojea y hace mal su pega.
Por otro, tenemos a los beneficiados, que MIENTEN descaradamente, para poder obtener un subsidio. Se hacen los pobres, se disfrazan cuando hacen sus trámites y hacen pillerías para salir bien evaluados en las encuestas, que los terminan clasificando como personas “Vulnerables”. Sin embargo, les alcanza el dinero para endeudarse y obtener grandes televisores, computadores, cámaras, celulares (Hay excepciones, en que son robados) e incluso, para tener otras propiedades, y postulan a los subsidios para arrendar ésa nueva vivienda que, claramente no es para ¡¡ellos!!, más bien es para tener “otro ingreso”  arrendándola.
Y por otro lado, tenemos a los fiscalizadores, que no colocan mano dura ante las irregularidades que ven o sea hace difícil poder fiscalizar, a personas que evaden todo tipo de reglamento.

Siempre recuerdo, una vez que vimos con mi compañero de letras (César), una casa o media agua, que estaba que se caía, pero tenía una tremenda antena de Televisión digital sobre el techo. (¿¿Priorizar necesidades??)

¿De quien es la culpa?
Yo digo que no es del chancho, si no… del que le da afrecho.

Distinción de ser mujer


Tengo 29 años y adquirí un mueble, que está lleno de libros de autoayuda.
Me considero casi una experta en teoremas, derivadas e integrales… en temas del corazón.
Defiendo con tenacidad mis teorías sobre la (mi) soltería, porque siempre he pensado que es mejor estar sola que mal acompañada.
No tengo ideas perfectas para los viernes por la noche, ni los domingos por la tarde.
Me encanta encauzar mi río de acuerdo a  mi luna, estado de ánimo y ganas de realmente hacer algo.
Soy mujer: Fuerte, sentimental, nostálgica, terca, enamoradiza.
Hombre ideal no tengo, sin embargo siempre imagino a mi “Señor Darcy”, que en algún momento doblegará su orgullo y me confesará su profundo amor, tal como en la novela que hace 97 años, escribió Jane Austen. Pero, cuando despierto de aquellas utopías, me doy cuenta que ése hombre… no es más que mi mejor amigo. Ése que es capaz de lanzar un eructo frente a mí… después de beber cerveza, que me abraza como quien toma a su “partner” de toda la vida y que me trata como su hermana menor.

Precisamente en éste punto, recuerdo cuando un amigo, creyó halagarme con el mejor cumplido que pudo encontrar:
- Eres una mujer admirable- Me dijo con cariño-. Piensas como un hombre.

Refuté sus palabras.
-¡No, yo no pienso así! ¡Qué cosa más horrible me has dicho!

            Mi protesta, a pesar de su arrebato, no era más que la expresión de una verdad: que yo pertenecía y sigo perteneciendo al sexo femenino; y que las mujeres a pesar de nuestras nuevas libertades, a pesar de nuestros recién adquiridos conocimientos, habilidades y energías, no queremos pensar como hombres, sentir como hombres ni actuar como hombres.

            Esto no es fácil. Las mujeres parecemos ésas naciones nuevas creadas después de una guerra: hemos sido dueñas de nuestra libertad por tan corto tiempo que no sabemos exactamente como usarla. Nos alientan para que tomemos el puesto que por derecho nos corresponde en asuntos mundiales, y al mismo tiempo se nos manda a que nos quedemos en la casa a cuidar del hogar, nos aplauden por nuestro vigor y nos tienen lástima por carecer de él. Si a cierta edad, no tenemos pololo, novio o marido, somos condenadas por una sociedad que cree en el “vínculo sagrado”. Si no queremos tener hijos, nos critican por no cumplir con nuestra misión de mujer. Si tenemos familia numerosa, dicen que estamos sobre-poblando al mundo. 

            Ahora soportamos la terrible carga de la “Igualdad”, que nos agobia, porque en realidad sólo existe de nombre. Sostengo que únicamente cuando se trata de aceptar responsabilidades, estamos las mujeres en condiciones de igualdad con los hombres. No somos inferiores ni superiores; simplemente es como si fuéramos dos razas diferentes. Nuestra sangre late con un ritmo distinto; nuestro cuerpo está hecho para traer hijos al mundo y toda nuestra vida es el proceso de la creación.
       En algunas reuniones, he presenciado la rudeza y agresividad de algunas mujeres, apelando al “Movimiento de Liberación Femenina”. -¿De qué me están hablando?- Mujeres que intentan ser iguales a los hombres, perdiendo todo juicio, gracia y suavidad. Me encantaría decirles: ¡Qué mal lo están haciendo!. ¿Acaso no saben, que las primeras personas que empezaron a hablar de ésto... fueron hombres?. La semilla viene de la mente masculina. El hombre siempre sabe lo que le conviene, se las arregla para que las cosas sucedan y hacen pensar a las mujeres, que ellas hacen las cosas por sí mismas. ¡No podemos estar destruyendo nuestra femineidad!.
         ¿Cómo corregir la falsa noción de igualdad perfecta?. Deberíamos enseñarles a nuestras pequeñas mujeres que la verdadera gloria de ser mujer, no está en el triunfo personal logrado a toda costa, sino en el sacrificio, en la abnegación, en el placer y en el orgullo de cumplir la misión que se nos ha confiado.






¿¡O es muy tonto lo que estoy diciendo!? 

03-05-2012



Extrañando (te)
Pensando (te)
Queriendo (te)


... y no sabes cuanto...

12-03-2012



"La alegría y las ganas de jugar de un perro, su amor incondicional y su disposición a celebrar la vida en cualquier momento suelen contrastar agudamente con el estado interno del dueño del perro: deprimido, ansioso, cargado de problemas, perdido en el pensamiento, ausente del único momento y lugar que existen: el Aquí y el Ahora. Uno se pregunta: viviendo con esa persona, ¿cómo consigue el perro mantenerse tan sano, tan alegre?"


(Eckhart Tolle)

¡Mire hacia arriba!


-"No mire hacia abajo"-, recuerdo que me dijo Don Erwin.
Era el año 2008. Subíamos por unos andamios que bordeaban aquel edificio en construcción, en el cual trabajé. Íbamos hacia el piso nº8. El trazador y yo, inspeccionábamos los trabajos de un contratista.
A pesar de la advetencia, miré hacia abajo instintivamente, y me comenzaron a temblar las piernas al ver allá abajo la calle, a unos 50 metros de distancia. -"¡Mire hacia arriba!, siempre hacia arriba, así no se aturdirá-, volvió a decirme.
Han pasado casi 4 años desde que me dió ése consejo, y lo he recordado y utilizado en innumerables ocasiones. He comprobado que en las situaciones angustiosas, resulta siempre mejor mirar hacia arriba, que hacia abajo, y adelante más bien que atrás. Por ésta razón no estoy de acuerdo con las personas que se lamentan recordando los "buenos tiempos pasados", que en realidad no fueron tan hermosos como nos parecen ahora, vistos a través de la dulce bruma del tiempo. El mundo de hoy, es mucho mejor que el de ayer; y el de mañana podemos hacerlo mejor aún.
El otro día hablaba con la Señora Victoria (Viaje de Puerto Montt-Llanquihue) y me contaba que para ella, su larga vida (79 años) no tiene una fórmula precisa. Sin embargo me dijo que anotara: El don divino de la salud, el interesarse por las cosas, el trabajar, luchar, amarse y buscar conocimientos. Ésos eran los condimentos de su receta y son parte de su collar, que próximamente sumaría una perla nueva. (Cumpleaños nº 80)
Asi es que, mi apetito de vida y búsqueda de nuevos horizontes hacen que mis días sean siempre buenos.
Lo "No tan bueno" como decía un amigo, son detalles que dejo a un lado y saco en limpio lo positivo.

Y bueno, no olvide, que ante cualquier cosa...

¡Mire hacia arriba, siempre hacia arriba!


Persona sola... busca dónde vivir


Hace unos 2 meses atrás, me comunicaron en el trabajo, que sería trasladada a otra comuna. Se venía un proyecto nuevo y como se acaba la obra que tenía a cargo, era una de las profesionales que estaba “Disponible” para formar parte de la nueva construcción.

Pero… ¿Dónde viviría?.

Fresia (Mi nueva ciudad), queda a 71 kilómetros de Puerto Montt (Ciudad que aún habito). Empecé a madurar el tema, probé viajando todos los días. En tres semanas, las conclusiones fueron inmediatas. Necesitaba cambiarme con urgencia, porque el levantarme a las 5 a.m, viajar durante 1 hora y media… en un minibús incómodo y no poder organizarme con las comidas, me empezaron a pasar la cuenta. (Sé que hay gente que madruga y se esfuerza al máximo, estudiando y trabajando, pero no soy de hierro… así que no aguanté ése modus operandi)

Viendo el panorama anterior, empecé a buscar arriendos de cabaña, ojalá amoblada.

Fresia es una ciudad pequeñísima, la bordean unos campos verdes preciosos, pero es un lugar que no está preparado para la llegada de gente “fuerina”, entonces la cabaña se transformaba en tomar una pensión o arrendar una casa vacía y amoblarla. Por precio ($ 180.000 de lunes a viernes, sin internet, ni cable ((¿Ve que la gente de campo no es lesa?))), privacidad y comodidad, la pensión no me convencía. Además que habían niños y todos sabemos que los pendex, son súper intrusos, metiches… entonces me complicaba que se metieran en mis cosas. (Consulté para dejar mi pieza con candado, pero ni pensarlo, el ambiente “familiar” no lo permite). Por otro lado, estoy acostumbrada a vivir sola (Salvo unos 4 meses, que viví acompañada) a atenderme, tener mis tiempos, dormir a destajo, salir, viajar, comer… cuando se me dé la real gana. Así que empecé a moverme y preguntar negocio por negocio, pero nadie sabía nada y los datos que me sugerían, no me gustaban. Mis exigencias no eran muchas, bien básicas, pero ni eso encontraba. De alguna manera me desesperé porque seguían pasando los días, andaba con sueño, un tanto mal genio (xD) y mi búsqueda no daba resultados. Hasta que hubo un día, que llegué donde una señora muy amable, me dio el dato de una casa, pero tal cual mi pronóstico… no tiene nada de nada.

Mi trabajo no es estable, siempre estaré moviéndome y el invertir en cosas, no estaba en mis planes. Por un momento me atonté entre lo que diría mi Má y mis hermanos. Pero como no son ellos los que vivirán en ésa pequeña ciudad, pensé en darme el gusto y empezar a comprar mis cosas (¿Porqué no?), al fin y al cabo nadie sabe lo que sucederá mañana. Puedo tener un accidente y… ¿No me di ningún gusto?.

Eso sí que mi “má”, puso el grito en el cielo con el tema del gasto, que ésa plata podría ahorrarla y bla bla bla… pero puedo hacerlo y creo haber dado vuelta la tortilla e hice que entendiera mi punto, así que me apañó en la decisión y de hecho ya está comprando chiches para ayudarme a adornar la casa nueva jejeje. (Dije “LA” casa… porque no es mía)

Asi que, si el pulento quiere, pronto tendré mi lugar, mis muebles y mi anhelada cama bacanosa, ¡sólo para mí ¡ ¡Yajuuuuuuuuuu!

¡Caso Cerrado!

Mi primera vez: Las Clases de Salsa

Desde que entré a trabajar nuevamente, mi vida se ha vuelto fome. Dejé de lado las caminatas, la fotografía, lo simple de las cosas… por una vida de niña con responsabilidades.

Pero bue'h.

Hace unos 2 años, me había aventurado a mover mi cuerpo al ritmo de la salsa, cosa que por plata no pude continuar, pero que hoy gracias a la Money (que no abunda pero nunca falta), he podido retomar.

Recuerdo que antes de que interesara aprender a bailar salsa, encontraba que ésta gente era como rayada con el tema del baile. Una vez fui a una fiesta salsera (Sin saber yo bailar) y me sentí discriminada jajaja. Las niñas todas con tacos, faldas y poleras pegadas, con haaaaaarto maquillaje. O sea, bien producidas. La cosa es que me sacaron a bailar, dije que NO y el tipo me dijo: “Yo te llevaré”. ¿El resultado?, le pegué como 3 veces, lo pisé, me descoordinaba… todo mal.

Así que… pa’ no “guatear”, llevo 6 meses en salsa (como pasa el tiempo) y debo decir que a todos mi encantos, súmele que ahora bailo ritmo cubano áh… jajajajaa.

Entretenidas la clases, en un principio me sentía extraña a causa de mis compañeritas, entré a un grupo que estaba formado, entonces supongo que era natural que me miren raro… con cierta envidia (creo) pero de a poco, he ido entrando al grupo. O sea, no son mis amigas íntimas, pero ya hablamos al menos de los pasos o de lo que más nos complica en clases. ¿Los compañeros?, bien simpáticos simpáticos (Nada rescatable por cierto jaja), bueno ya… uno que otro, pero están comprometidos, entonces “Se miran pero no se tocan”. Una de las complicaciones (al menos para mí) es que hay muchos hombres de baja estatura, entonces termino con los brazos adoloridos por los giros jajajaja. Éso es lo que más me ha costado, soltar mis brazos y bailar con tacos (Ya aprendí a girar con zapatillas así que los abandoné :D). Mis compañeros se quejaban en un principio de mis brazos tiesos, pero como dícen por ahí “La práctica hace al maestro”, he mejorado bastante y ya no hay quejas, sino elogios porque aprendo rápido y les ayudo a mis cumpas con las coreografías. Como punto aparte, debo decir que algunos piensan que una es de goma y te lanzan al costado como si nada. Hay unos “brutus” para moverse, otros bien perfumados (que dejan atontada a cualquiera), otros de manos suaves y ásperas, otros son mirones “disimulados”… ahh! y no faltan los tímidos. De ésos que cuando le tomas las manos, sudan, tiritan y se asustan al tomarte de la cintura. Además, la cercanía del baile, te permite hacer muecas por el mal aliento de tu compañero de danza o porque lo abandonó el desodorante jajajaa.

En fin.

Bueno, me falta describir la guinda de la torta, el “Profe”… el profe… ayyy el profe. Sí soy vieja verde y qué? Jajaja. Éste hombre sí que me tiene babosa. No es un n

egro cubano, tampoco es un bailarín musculoso, es el tipo de macho perfecto que a mí, particularmente llama mi atención. Tiene una amplia sonrisa, baila muy bien y es de excelente humor. A veces noto que parezco una liceana cuando se fija en su profesor… como una enfermera cuando le gusta el Doctor… o como una secretaria que le atrae el jefe jajajajaa.

Peeeeeeeeeeeeeero, tiene un detalle. Está dentro de los personajes que se miran pero no se tocan. Así que no me queda más que sufrir, ante tamaña desdicha jajajaja.


Ahora sólo me queda aprender a tocar piano, batería, nadar y retomar mi guitarra.

¿Usted ha incursionado en algún ritmo?

Yo ya solté las caderas, levanto la cola y muevo los brazos :D